Servicio de Oncología, Hospital Centro de Salud Zenón J. Santillán, Tucumán, Argentina

 

Resumen

La presencia de neoplasias múltiples es poco frecuente en la práctica clínica. Es posible que el aumento de la supervivencia global y las herramientas diagnósticas más eficientes, transformen este hecho en algo no tan inusual, siendo por tanto necesario contar con datos epidemiológicos para ampliar la información disponible.

El objetivo del trabajo fue conocer la frecuencia de segundas neoplasias durante un período de 5 años.

Se trata de un estudio observacional de corte transversal, retrospectivo y descriptivo.

Se excluyeron los pacientes con abandono del seguimiento.

Se revisaron las historias clínicas de 1219 pacientes durante un período de 5 años, enero de 2013 a diciembre de 2017.

Se detectaron 20 pacientes con dos tumores primarios (frecuencia 1.6%). El 85% está actualmente en control. La edad media al primer diagnóstico fue de 53 años. Sexo (%): M/F 8/12. El 15% se diagnosticó de forma sincrónica. El 35% tenía un familiar de primer grado con diagnóstico de cáncer. Dos asociaciones: mama-ovario, colon- recto tuvieron una frecuencia del 10%.

Es escasa la información actual sobre neoplasias múltiples. La frecuencia en nuestro servicio fue de 1.6%. Parecería existir alguna relación entre el antecedente de familiar de primer grado con cáncer y segundas neoplasias.

Palabras clave: tumores primarios múltiples, segundas neoplasias primarias, sincrónico

 

Abstract

The presence of a second primary malignancy (SPM) used to be a rare event in day-by-day clinical practice, but its incidence is escalating. It is possible that improvement in the overall survival rate and increasingly efficient diagnostic tools are taking part in that process. We aim to contribute additional epidemiological data to expand the current available information.

The aim was to describe the incidence of SPM at our hospital over a period of 5 years.

It is a cross-sectional, observational and descriptive study, reviewing 1219 clinical histories from January 2013 to December 2017. Patients with incomplete clinical data were excluded.

We detected 20 patients with SPM (frequency 1.6%). The mean age at first diagnosis was 53 years old, with a male/female 8/12). Fifteen percent were diagnosed synchronously. Thirty-five percent had a first-degree relative with cancer. Eighty-five percent are currently in follow-up. We found two associations: breast-ovary, and colon- rectum, which had a frequency of 10%.

The incidence in our department was 1.6%. There seems to be some relationship between the history of a first-degree relative with cancer and second neoplasms.

Key words: second primary malignancy, double primary malignancy, synchronous

 

Introducción

Se define como segundas neoplasias a la presencia de un segundo cáncer en un mismo paciente, pudiendo ser su diagnóstico simultáneo o secuencial.

Los primeros datos registrados en la literatura médica mundial se remontan a Billroth 18891, quien manifestó que es posible el padecimiento simultáneo de cánceres múltiples independientes. Consideraba que podrían existir individuos propensos a padecer la enfermedad, por lo cual resultaría lógico que pudiera desencadenarse en más de una oportunidad.

En 1932, Warren y Gates definieron al segundo cáncer primario como “aquel producido al menos con 2cm de distancia del tumor primario y 5 o más años de diferencia en el tiempo entre uno y otro; que no debe ser una metástasis del primero y ambos deben tener confirmación histológica2”.

En 1944 Warren y Ehrenreich afirmaron que “Neoplasias malignas múltiples ocurren con mayor frecuencia que la incidencia esperada basada sólo en el azar3,4”.

La incidencia aumenta a medida que la población envejece. Esto podría ser explicado por las siguientes causas: aumento de la supervivencia de la población oncológica, tratamiento recibido, mejor seguimiento, susceptibilidad genética, factores de riesgo comunes entre los cánceres como el tabaco y, en menor grado, el alcohol y el aumento de supervivencia de la población en general5,6.

Según datos de la SEER (Surveillance, Epidemiology and End Results) podrían constituir hasta un 16% de la incidencia total de cáncer7.

Argentina cuenta con pocos datos al respecto, por lo cual resulta de interés el análisis retrospectivo de este hecho en la población asistida en nuestro hospital.

 

Materiales y métodos

Este es un estudio observacional, retrospectivo y descriptivo.
Se analizaron las historias clínicas de pacientes asistidos en el servicio de Oncología Clínica del Hospital Centro de Salud Zenón J. Santillán. Dicha revisión ocurrió durante un período de 5 años, desde enero de 2013 a diciembre de 2017.

Las variables analizadas fueron: edad, sexo, intervalo entre ambas neoplasias y presencia de antecedentes de familiares de primer grado con cáncer.

 

Resultados

Se analizaron las historias clínicas de 1219 pacientes asistidos en nuestro servicio durante un período de 5 años.
La frecuencia de segundas neoplasias fue 1.6%, la edad media al primer diagnóstico 53 años y la frecuencia en mujeres 60%.
El antecedente de familiares de primer grado con diagnóstico de cáncer fue de 35% (Figura 1).

Figura 1. Presencia de familiares de primer grado con antecedentes de diagnóstico de cáncer

El diagnóstico sincrónico fue 15%. Del 85% restante, el 47% se diagnosticó durante los 20 meses de la primera neoplasia (Figura 2).

Figura 2. Intervalo en meses entre los diagnósticos de las dos neoplasias primarias

La mediana de edad al primer diagnóstico en pacientes con antecedentes de familiares de primer grado con cáncer fue 49 años y sin antecedentes 54 años (Figura 3).
Las asociaciones mama-ovario, colon y recto tuvieron una frecuencia del 10% cada una (Figura 4).

Figura 3. Mediana de edad al primer diagnóstico de cáncer relacionado con el antecedente de familiar de primer grado con cáncer

Figura 4. Asociaciones tumorales

 

Discusión

La frecuencia de segundas neoplasias en el Servicio de Oncología de nuestro hospital fue del 1.6%, significativamente inferior a la incidencia informada por el registro SEER.

Trabajos de similares características se llevaron a cabo en hospitales de Chile y Perú, siendo la misma 4.6% y 1.1% respectivamente8,9.

Cabe destacar que se excluyeron los pacientes que abandonaron el seguimiento, por lo cual los datos obtenidos, si bien son orientativos, no permiten reflejar con precisión la incidencia real de las neoplasias múltiples en la población de nuestro hospital.

Los artículos consultados exhiben una tendencia variable con respecto al sexo. Según nuestra experiencia, hubo un leve predominio femenino.

La mayoría de los cánceres se diagnosticaron de forma metacrónica, es decir, después de seis meses del hallazgo del primero, siendo concordante con la bibliografía consultada10,11.

Alrededor de un tercio de los pacientes referían tener al menos un familiar de primer grado con antecedentes de cáncer. En ellos, la edad media al primer diagnóstico fue 5 años inferior respecto de quienes no lo referían.

Las asociaciones más frecuentes fueron mama- ovario y colon-recto. La asociación mama- ovario es relativamente frecuente en pacientes portadores de la mutación de los genes BCRA1 Y BCRA212.

Las disfunciones en la reparación del ADN juegan un rol importante en el desarrollo de neoplasias de novo. Entonces resulta lógico inferir que las sustancias capaces de dañar el ADN, como lo son la radioterapia y la quimioterapia, tengan un papel activo en la génesis de segundas neoplasias. Se estima que la frecuencia de tumores radio inducidos representa entre 0.5 y el 5% del total de diagnósticos de cáncer, siendo el período de latencia de 1 a 10 años para tumores hematológicos, y de 10 a 30 para los sólidos13.

Factores genéticos, ambientales e incluso el tratamiento oncoespecífico, hacen de estos pacientes seres vulnerables al cáncer.

De lo antes expuesto, se desprende la importancia de ser exhaustivos en el seguimiento de los sobrevivientes de cáncer, incluso tras haber encontrado remisión. Es necesario educar al paciente en lo que respecta a tamizaje oncológico e informar la posibilidad del padecimiento de una nueva neoplasia primaria.

Sería importante derivar a estos pacientes a servicios de asesoría genética.

 

Conflicto de intereses: Ninguno para declarar

 

Bibliografía

1. Billroth T. Die allgemeine chirurgische Pathologie and Therapie in 51 Vorlesungen. In: Reimer B (ed). Handbuch für Studierende and Ärzte (14th ed), Berlin 1889, p 908.
2. Braakhnis BJ, Tabor MP, Leemans CR, van der WaalI, Snow GB, Brakenhoff RH. Second primary tumours and field cancerization in oral and oropharyngeal cancer: molecular techniques provide new insights and definitions. Head Neck 2002; 24:198-206.
3. Warren S, Ehrenreich T. Multiple primary malignant tumors and susceptibility to cancer. Cancer Research 1944; 4:554-70.
4. Soerjomataram I, Coebergh JW. Epidemiology of multiple primary cancers. En: Verma, M., Editor. Methods in Molecular Biology, Cancer Epidemiology, Vol. 471. Totowa, New Jersey: Humana Press, 2009, pp 85-105.
5. Shariat SF, Sfakianos JP, Droller MJ, Karakiewicz PI, Meryn S, Bochner BH. The effect of age and gender on bladder cancer: A critical review of the literature. BJU Int 2010; 105:300-8.
6. Shariat SF, Milowsky M, Droller MJ. Bladder cancer in the elderly. Urol Oncol 2009; 27:653-67.
7. Mayne ST, Cartmel B. Chemoprevention of second cancers. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2006; 15:2033-7.
8. González S F, Domínguez C C, Pino E F, Csendes J A. Experiencia clínica en segundos cánceres primarios. Rev Chil Cir 2015; 67:605-8.
9. Carrasco D, Chonlon K. Características clínico- epidemiológicas de los pacientes con múltiples cánceres primarios en un hospital de Chiclayo durante los años 2009- 2015 [Tesis]. Chiclayo: Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo; 2018.
10. Muela Molinero A, Jorquera Plaza F, Malagón Rojo R, Ribas Ariño MT, Muñoz Rodríguez M. Neoplasias malignas múltiples en pacientes con cáncer de próstata en el área sanitaria de León. An Med Interna (Madrid) 2005; 22:9-14.
11. Jiao F, Yao LJ, Zhou J, Hu H, Wang LW. Clinical features of multiple primary malignancies: a retrospective analysis of 72 Chinese patients. Asian Pac J Cancer Prev 2014; 15:331-4.
12. González-Teshima LK, Vargas-Cely FS, Muñoz-Sandoval JS, Ramírez-Cheyne J, Saldarriaga-Gil W. Síndrome de cáncer hereditario de mama y ovario: aplicación clínica. Rev Colomb Obstet Ginecol 2016; 67:36-49.
13. Maddams J, Parkin DM, Darby SC. The cancer burden in the United Kingdom in 2007 due to radiotherapy. Int J Cancer 2001; 129:2885-93.

 

Share This