Centro de Diagnóstico por Imágenes IMAXE, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

 

Paciente con adenopatías látero-cervicales palpables, sin evidencia de primario conocido en el examen físico, en la endoscopia oral ni en las imágenes. El PET-TC determinó el origen del tumor primario en amígdala, que se confirmó con punción-biopsia positiva para carcinoma indiferenciado. Se visualiza en la TC una imagen nodular de contornos mal definidos en topografía de la región amigdalina derecha (círculo) y adenopatías yúgulo-carotídeas derechas (flecha) (Figura 1), que coinciden con focos hipermetabólicos en PET-TC (Figura 2).

El PET-TC es una herramienta útil para la detección de tumores primarios ocultos de cabeza y cuello.

Las localizaciones más frecuentemente encontrados en PET-TC son: amígdalas y la base de la lengua, seguidos de la hipofaringe, nasofaringe, laringe y esófago.

La sensibilidad en la detección del primario varía entre el 35-55% de los casos. Es destacable el alto impacto clínico que tiene la identificación del mismo, permitiendo reducir la morbilidad del tratamiento con focalización del mismo y omitir amplios campos de radioterapia.

Los grupos ganglionares afectados más frecuentemente se observan en el nivel II, seguido por el nivel III, siendo el compromiso unilateral más usual que el bilateral (5%-10%).

Las metástasis en regiones superiores del cuello derivan casi exclusivamente de carcinomas escamosos o indiferenciados originados en la mucosa del tracto digestivo superior.

En un 10-20%, el PET-TC corporal total detecta además metástasis a distancia e incluso tumores sincrónicos en otras localizaciones por debajo de las clavículas.

 

El PET-TC presenta una alta proporción de hallazgos falsos positivos y negativos en orofaringe. El PET-TC es una herramienta para guiar sitios de biopsia hacia áreas de mayor captación.

 

 

 

 

 

 

Share This